BLOG
Noticias y opiniones de Zinkdo

No creemos en los Reyes Magos ni en Santa Klout

Klout logo

Gracias a la amable invitación de Mando Liussi hemos tenido oportunidad de participar en una mesa redonda que bajo el título “Dime tu Klout primero y hablemos de reputación digital después” reunió a profesionales especializados en la Gestión de la Reputación Online o la Marca Personal como Cristina Aced, Cèlia Hil, Víctor Puig y el mismo Mando Liussi. El contexto: aportar ideas y debatirlas en el marco de las acciones de divulgación de Barcelona Activa.

Nuestra postura en Zinkdo es bastante clara: Klout es una herramienta sobrevalorada, útil para algunas cosas, pero en absoluto definitoria de cuál es el nivel de influencia de una persona (o marca o empresa) en su uso de las redes sociales. ¿A qué se debe esta opinión? A la propia evolución de Klout…

Los más veteranos recordarán que cuando surgió, Klout media la influencia en Twitter de una cuenta concreta. Estamos hablando del año 2008 y en ese contexto, Klout fue uno de los primeros algoritmos que se atrevió a combinar seguidores, seguidos, menciones y retweets para llegar a calcular el grado de influencia de un usuario concreto. El problema es que lo medía tan de vez en cuando (cada quince días, más o menos) que las cuentas podían hervir de actividad entre dos periodos de medición sin ver esos picos reflejados en la herramienta. Y empezaron los cambios…

Klout aceleró su algoritmo, y paso de ser muy lenta a ser demasiado rápida: el índice Klout subía y bajaba en una proporción “demasiado” directa al volumen de tweets. Si dejabas de twittear unos días, perdías Klout. Hoy sigue siendo así. Paradójicamente, quizás esos días que tuiteabas menos es precisamente porque estabas a tope de trabajo. Y la cosa fue a peor.

En el periodo 2011 a 2013 Klout incluyó otras redes sociales en el mismo índice. Es el mismo usuario el que alimenta su perfil con las redes sociales que quiera. Y ese es uno de lo problemas más
graves: ¿Y si eres muy influyente en una red pero no usas otras dos? Pues Klout baja tu puntuación. ¿Y si eres relevante en dos redes diferentes que usas para cosas distintas? Pues tu puntuación sube…

Lo que hemos podido comprobar es que el índice de Klout facilita que cualquier haga trampas: premia a las cuentas que tuitean mucho (es fácil tuitear mucho sin decir nada), valora de forma muy alta los likes en Instagram (¿tienen que ver tus fotos en Instagram con tu influencia en Twitter?) o si tienes muchos “amigos” en Facebook (¿Tus amigos están interesados en tu empresa?).

Klout es útil para tener una referencia orientativa que te permita comparar, por ejemplo, a un grupo de empresas del mismo sector en redes sociales. O, sobre todo, para ver cómo evoluciona una misma marca que a lo largo de un periodo viene usando en Klout las mismas redes sociales. Pero tener más Klout no significa necesariamente tener mayor reputación: a veces significa sólo más dedicación a meter ruido en las redes sociales que a cumplir objetivos de negocio.

Aquí tenéis la presentación que utilizamos en la charla:

About the author

Víctor Puig

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone


<< Volver al blog

Añade un comentario